Las plataformas de dApp más populares son Ethereum, Binance Smart Chain, Cardano, Polkadot

El desarrollo de dApps, es decir, aplicaciones descentralizadas en tecnología blockchain, ha cobrado impulso en los últimos años.

Algunas plataformas se encuentran entre las destacadas en este campo. Cuatro de ellas son Ethereum, Binance Smart Chain, Cardano y Polkadot.

Ethereum es la plataforma dApp más conocida, a menudo conocida como el "ordenador global".

Fue la primera plataforma blockchain que permitió a los desarrolladores crear y ejecutar sus propias aplicaciones descentralizadas (dApps) y contratos inteligentes. En el sistema de Ethereum, Ether (ETH) es la criptomoneda nativa, que se paga por las transacciones dentro de la red y por realizar tareas computacionales.

Binance Smart Chain (BSC) es la cadena de bloques creada por la bolsa de criptomonedas Binance para soportar aplicaciones descentralizadas y contratos inteligentes.

La BSC es compatible con las interfaces de programación de aplicaciones (API) de Ethereum, lo que significa que las dApps de Ethereum se pueden portar a la BSC con relativa facilidad. Además, la blockchain BSC ofrece transacciones más rápidas y baratas que Ethereum, lo que la hace atractiva para usuarios y desarrolladores.

Cardano es una plataforma de blockchain descentralizada y de código abierto que también admite dApps y contratos inteligentes.

La característica única de Cardano es que la plataforma se desarrolla sobre la base de la investigación científica y los procesos de revisión por pares. Cardano tiene como objetivo proporcionar una infraestructura más segura y eficiente para dApps y contratos inteligentes y promover la inclusión financiera en todo el mundo.

Polkadot es una plataforma multicadena que permite la interoperabilidad entre diferentes cadenas de bloques y admite tanto dApps como contratos inteligentes.

Polkadot permite a los desarrolladores crear su propia blockchain y conectarse a la red Polkadot para aprovechar las ventajas de la seguridad y la interconexión.

Cada plataforma tiene sus propias ventajas y desventajas, y cada una puede destacar en áreas diferentes. Los desarrolladores deben decidir qué plataforma elegir en función de sus propias necesidades y objetivos.