Minería de criptomonedas: recompensas y motivaciones

Las motivaciones para la minería de criptomonedas son principalmente financieras.

La minería es una actividad necesaria para mantener la seguridad de la red y los mineros son recompensados por sus esfuerzos.

Estas recompensas adoptan dos formas principales:

Recompensas por bloque

Cuando un minero añade con éxito un nuevo bloque a la cadena de bloques (es decir, resuelve el problema de minería y autentica las transacciones), recibe como recompensa unidades de criptomoneda de nueva creación.

Por ejemplo, en el caso de Bitcoin, la recompensa por bloque comenzó en 2009 con 50 bitcoins, que se reducen a la mitad cada cuatro años.

En 2021, esta recompensa era de sólo 6,25 bitcoins.

Comisiones por transacción

Los remitentes de transacciones (transferencias) suelen ofrecer una pequeña comisión para animar a los mineros a incluir su transacción en el siguiente bloque.

A medida que disminuyen las recompensas por bloque mencionadas en el primer punto, las comisiones por transacción se vuelven cada vez más importantes para los mineros.

Sin embargo, la minería de criptomonedas no se limita a las recompensas.

Requiere grandes inversiones en hardware, software y electricidad, especialmente para criptomonedas como Bitcoin, donde el algoritmo de minería proof-of-work requiere una potencia de cálculo significativa.

Además, los mineros también se enfrentan a la volatilidad, ya que el valor de las criptomonedas puede fluctuar ampliamente, afectando al valor real de las recompensas de la minería.

Por último, la motivación para minar también incluye contribuir a las redes descentralizadas y apoyar la innovación criptográfica.

Muchos mineros creen en las criptomonedas como un medio para la prosperidad material y la autodeterminación financiera, y la minería de criptomonedas es una forma de apoyar activamente estos ideales.